martes, 16 de diciembre de 2014

¡Santa en las calles de El Hatillo!

Como ya se ha vuelto nuestra tradición durante los últimos tres años, Santa y sus ayudantes salieron a las calles del municipio El Hatillo, a regalar chucherías, sonrisas y alegrías a todos.

Este día lleno de sentimientos y emociones, comenzó con la llegada al Centro Inicial María Auxiliadora I, donde alrededor de 150 niños, junto a sus padres, esperaban mientras coreaban “¡Santa, Santa, Santa!”, la llegada de sus regalos. La emoción los invadió al verlo llegar con su traje rojo y barba blanca, mientras sus ayudantes cantaban canciones navideñas. Rápidamente comenzaron a amontonarse para sentarse junto a Santa y pedir su deseo.

Luego de recibir niño por niño y obsequiarles una bolsa llena de chucherías, regresamos a las calles de El Hatillo donde los transeúntes, trabajadores y habitantes de la zona recibieron un pequeño obsequio, acompañado de una sonrisa y un: ¡Feliz Navidad!

Caminando en los alrededores de la Plaza Bolívar, nos topamos con otros pequeños quienes compartieron un rato entre risas y recibiendo alegrías. Mientras saludábamos y dábamos buenos deseos, los habitantes de la zona nos abrían sus puertas, incluyendo un maternal en el que los más chiquiticos no tenían ni la menor idea de la sorpresa que recibirían, y sinceramente, nosotros tampoco sabíamos… Bastó ver sus caras de asombro para hacernos sentir completamente llenos de felicidad.

“Es mejor dar… que recibir”

Bajo este lema, comenzó esta iniciativa hace tres años. Con el tiempo nos hemos dado cuenta que al dar sin esperar nada a cambio, en realidad recibes las mejores satisfacciones, y esa alegría inmensa que sólo aquellos que lo han experimentado, saben de qué se trata. 

Terminamos el día con una felicidad que no cabía en nuestro pecho; con ese sentimiento de saber que hiciste algo bien y que posiblemente le cambió la vida a más a de una persona; esa satisfacción de entender que podemos hacer del mundo un lugar mucho mejor con tan sólo regalar sonrisas a su gente.

Esperamos vernos el próximo año,


¡Feliz Navidad!

lunes, 8 de diciembre de 2014

Los jóvenes y las redes sociales

El mundo digital llegó para quedarse. Los jóvenes están creciendo y haciendo con las tecnologías, el Internet y las redes sociales, una parte integral de sus vidas. Ellos quieren saber, compartir y ser escuchados. Pueden conectarse con personas que les gusten; intercambiar opiniones y fotos al instante; sondear ideas en público; dar rienda suelta a sus emociones; y lo más importante de todo, se sienten aceptados y con la aprobación de los compañeros.

Un último informe de McAfee sobre tecnología reveló que existe mayormente una gran participación (70%) de preadolescentes, adolescentes y jóvenes de la India en las redes sociales. Facebook todavía lleva la batuta, pero los jóvenes se están alejando gradualmente hacia otras plataformas que ofrecen nuevas experiencias. Otro hallazgo importante es que, a pesar de las restricciones de edad, más preadolescentes acceden más a sitios de redes que sus contrapartes adolescentes.

Pero en el social media no todo es bueno. Existen ciertos riesgos y la necesidad de que los jóvenes sean conscientes de esto antes de que accedan, incluyendo:

Cyberbullying: 36% de jóvenes han enfrentado ciberacoso presenciado.

Adicción: los niños se están volviendo adictos a diversas plataformas de medios sociales y experimentan cambios de humor basado en las respuestas y “me gusta”.

El robo de identidad, piratería informática y estafas: a menudo la gente marca las casillas de prisa, sin siquiera leer los términos y condiciones,  o aceptar solicitudes de amistad sólo para ser más "popular".

Grooming: pedófilos que se encuentran en línea a través de redes sociales. Son más propensos a esto los jóvenes de baja autoestima que consiguen estas “amistades”.

La pérdida de la privacidad: nada es 100% seguro en línea. Puede pasar que los login y contraseñas sean robados por personas sin escrúpulos que compartan información privada.

Es cierto, los padres son inmigrantes de la tecnología, pero aún siguen siendo los mejores guías para sus hijos. Es como dejar que un niño vaya a una fiesta de pijamas sin investigar el hogar; deben estudiar el mundo de las redes sociales en primer lugar, analizar los pros y los contras con los niños y luego permitir que se registren. Sin embargo, el estudio de McAfee revela que sólo el 46% de los padres han tenido una conversación con los jóvenes acerca de la seguridad en línea, mientras que el 52% dijo que sus padres simplemente no les importa.

Lamentablemente, incluso los padres más conocedores de la tecnología a menudo se olvidan de que los dispositivos personales también necesitan ser asegurados.
Existen software de seguridad avanzados que ofrecen control parental como una protección necesaria hasta que los niños adquieran la madurez emocional e intelectual.

Por el momento, el consejo más importante para un niño sobre la seguridad en línea es: detenerse, pensar y CONECTAR.


Pare antes de responder, retweet o compartir un post. Piense, ¿puede estallar alguna tensión o causar negatividad?, piense y conecte solamente cuando optimista de que es positivo lo que va a enviar.

McAfee Anindita Mishra

Artículo tomado del blog de McAfee: Youth and McAfee
Traducido por: Campamento Mi Guarimba.


martes, 2 de diciembre de 2014

Era de las pantallas, ¿cuándo mucho es demasiado?

Voy a admitir algo aquí y ahora. Como madre de cuatro hijos, estoy muy agradecida por la era de las pantallas. Y no, no soy exigente con el tamaño o el dispositivo. A veces, se me antoja un momento absolutamente para mí y gracias a la pantalla, puedo desconectarme de todo y hacerlo posible.

Cuando mis hijos eran pequeños yo no veía la hora de que empezara Playschool en la televisión. Todo mi día se estructura en torno a las 9 am y 3 pm. A veces me gustaría conseguir un descanso de 30 minutos…

Pero los tiempos han cambiado. Ya no se trata sólo de la pantalla de televisión, ahora existe una amplia gama de dispositivos habilitados para Internet (con pantallas). Con mayor capacidad de elección y progreso, con esto viene una mayor complicación.

Un nuevo estudio llevado en Australia encontró que el aumento del uso de medios electrónicos (incluyendo teléfonos inteligentes, tabletas y juegos de ordenador) puede conducir a un menor bienestar en los niños en edad preescolar.

Liderado por la Dra. Trina Hinkley del Centro de Actividad Física y de Investigación de Nutrición de la Universidad de Deakin en Melbourne, el estudio encontró que cada hora adicional de televisión o la computadora reduce de manera directa, las puntuaciones de salud psicológicas y sociales en nuestro joven descendiente.

¿Por qué? Bueno, la teoría principal es que al estar en frente de una pantalla se reduce la oportunidad de que los niños pueden participar socialmente con sus pares, donde aprenden a manejar sus emociones a través de los juegos.

Sólo para hacerme sentir aún más culpable, Hinkley comentó que "la evidencia está comenzando a mostrar una serie de resultados negativos para el desarrollo cognitivo de los niños, el desarrollo del lenguaje, el logro académico y el bienestar, así como problemas de salud fisiológicos psicosociales causados por el uso de medios electrónicos... Es necesario alentar a los padres para minimizar el uso de los medios electrónicos en la primera infancia, esto es fundamental para el crecimiento de la salud y el desarrollo".

¿Hacia dónde vamos? Independientemente de su opinión, las pantallas no van a ir a ninguna parte. El mundo digital ha llegado para quedarse. Como padres, nuestra función es gestionar a nuestros hijos y su tiempo en pantalla con prudencia para garantizarles la mejor oportunidad de una gran salud psicológica y física.

Así pues, aquí están mis mejores consejos para controlar el tiempo de pantalla en tu casa:

· Introducir límites razonables. Decidir junto con sus preadolescentes y adolescentes el horario y que se adhieren a esas reglas. Tomando en cuenta que usen ese tiempo para la tarea, yo recomendaría 4 horas máximo.

· Retire la televisión y la computadora de la habitación de su hijo.

· Motive a sus hijos a hacer ejercicio. Establecer un desafío físico familia como una diversión comunidad carrera.

· Proporcionar alternativas atractivas: juegos de mesa, una cama elástica, salidas familiares o paseos.

· No permita ver la televisión o el uso de teléfonos inteligentes durante las comidas.

· Sea un buen modelo a seguir. Mantenga su tiempo frente a una pantalla al mínimo también.

Así que si bien es claramente esencial que limitemos el tiempo que nuestros hijos pasan frente a las pantallas, sigue estando bien este tiempo para disfrutar de las vacaciones de una pantalla puede proporcionar. Sólo tenemos que ser más inteligentes al respecto.

Asegúrese siempre de que la pantalla no es demasiado lejos de su línea de visión y, sobre todo, ¡aprovechar este tiempo para cuando más le convenga!

Hasta la próxima,


McAfee Cybermum Alex Merton-McCann

Tomado del blog de McAfee.

Traducido por: Campamento Mi Guarimba


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Las 5 cosas que aprendí en mi primer año como guía

Mi campamento no estaba en el medio de la nada, ni metido en un bosque. Más bien, era en la ciudad, en medio de un barrio urbano, casas adosadas y todo. Muchos de los niños que mi campamento albergó eran de bajos recursos, cuyos padres no podían pagar un campamento de pernocta. Era, como muchos otros campamentos, una manera de mantenerlos fuera de las calles y alejados de los problemas. Teniendo en cuenta lo estacionado que estábamos en el barrio, me atrevo a decir que era una necesidad urgente para la mayoría. Yo había asistido a campamentos años antes, y estaba emocionalmente inmerso en ese mundo.

A pesar de eso, cuando comencé como guía tuve una lista de deberes en las que no tenía experiencia en su realización, sin embargo, a finales del año me había convertido en un experto en su ejecución.

5. Realización de un manual de juego

Después de recibir un folleto superficial en la planificación de actividades, mi grupo de compañeros se encargó de crear un juego divertido con lecciones educativas que se arraigado en el tema de la ciencia.

Luego de numerosos intentos para perfeccionar el manual, nos decepcionó sinceramente cuando nuestros superiores nos dijeron que habíamos fracasado. Nuestro ámbito no era lo suficientemente amplio para abarcar todas las edades (6-13) que estaban bajo nuestro cuidado. Esto requiere que demos las mismas enseñanzas en diferentes niveles, es decir, que sirvan tanto para grandes como para pequeños. Se trataba de una gran cantidad de trabajo en equipo y una hábil delegación para coordinar entre todos.

4. Tratar con disruptivas con los niños

Hice mi mejor esfuerzo para hacer las lecciones atractivas y divertidas para todos los estudiantes, pero la planificación no puede hacerlo todo. En la escuela, fui objeto de un enfoque de molde a ser perjudicial, qué hacer con un tiempo de espera de 5-6 minutos.

Es muy fácil caer en los "tiempos muertos" si queremos mantener el orden, entonces aprendí que eso podría no ser lo mejor para un campista. La disciplina debe ser infligida sobre una base caso por caso. A veces no se trata de que vayan a portarse mal, simplemente el niño se beneficiaría de un tipo diferente al del juego. Alentando a esto, hasta cierto punto, incluso puede surgir un juego emergente.

3. Tener en cuenta los diferentes estilos de aprendizaje

Nuestro sistema de enseñanza tiene una fórmula única para hacer manuales. Como guía de campamento, me animaron a construir planificaciones que abarquen múltiples estilos de aprendizaje. Eso sin duda también ayudó al currículum en ciencias que yo estaba desarrollando como profesional. Planeamos cada manual para facilitar el enfoque desde tantos ángulos diferentes como sea posible. Por ejemplo, todas nuestras enseñanzas tenían un elemento kinestésica (física) y lógica. El desarrollo nunca cesó, siempre estábamos en la búsqueda de niños que lucharon con la información de forma se presentó. Hay una necesidad de flexibilidad.

2. La presentación de las ideas de una manera enérgica y divertida

Es comprensible que uno crea que ocurre un mejor aprendizaje cuando los niños son estudiosos y tranquilo. Que el aprendizaje sólo puede tener lugar cuando son tranquilas y absorto en su trabajo. La verdad es lo contrario, el Neurólogo y educador Judy Willis escribe:

"La verdad es que cuando la alegría y la comodidad salen del salón de clases y se sustituyen por la homogeneidad, y cuando la espontaneidad se sustituye con la conformidad, los cerebros de los estudiantes están distanciados del procesamiento de la información eficaz y del almacenamiento de la memoria a largo plazo." Willis añade que “los pensamientos del más alto nivel ejecutivo, tienen más probabilidades de ocurrir haciendo conexiones en un ambiente exuberante para el descubrimiento" en esos espacios los estudiantes conservan ese entusiasmo y por ende conservan más ese jardín de infancia y la alegría de aprender y descubrir cada día. "Diversión en realidad conduce a la participación, y de eso, el aprendizaje. Resumiendo, si los niños participan y se divierten, se sienten más cómodos y dispuestos a hacer preguntas y conectarse a las lecciones.

1. Mostrar la importancia de los campistas

"Por encima de todo, es importante tratar a sus campistas como personas", nos dijo nuestro director. Suena muy obvio, pero a menudo pasa que hay niños que permanecen en el anonimato o son ignorados o hechos a un lado, estigmatizados como "los malos". En estos casos hay que hacerlos sentir que verdaderamente importan, que esperamos cosas buenas de ellos, y nos hacen felices cuando tienen éxito. Quizás esto no va a hacer que dejen de causar problemas, pero va a sembrar semillas en la relación entre el campista y el guía. Esto los hará sentir que significan algo para alguien, así cuando se les pida hacer algo lo harán porque le importan a alguien, y dejarán de hacerse “los malos”

Los guías de campamento son fundamentales para la formación y la educación de los niños, además los ayudan a llevarlos por el camino correcto, para convertirse en ciudadanos productivos. Es por eso que cada vez son más necesarios los guías en los jóvenes; más y más niños deberían de participar en este tipo de programas para enriquecer sus vidas y tener éxito.

Tomado del blog de la American Camp Asociation (Acacamps).

Traducido por: Campamento Mi Guarimba


lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Por qué unirse a las redes sociales lo haría ser un mejor padre?

Los adolescentes necesitan espacio. Esto totalmente lo entiendo. Pero a veces también necesitan una mano de ayuda, algunas palabras tranquilas de orientación o tal vez necesitan ser atrapados antes de equivocarse, sobre todo en el mundo en línea.

Un reciente hecho se dio a conocer en Estados Unidos cuando un adolescente víctima del bullying, Halsey Parkerson, y su tía demostraron que las redes pueden ser de gran ayuda. Cuando la tía de Halsey lo recogió en la escuela un día, ella fue testigo al ver a su sobrino siendo intimidado por uno de sus compañeros de clase. Más tarde él le confesó que no tenía amigos y que constantemente era intimidado por sus compañeros.

Así que con la ayuda de Facebook, su tía organizó un mitin en la escuela para defender a su sobrino intimidado al día siguiente, durante la hora del almuerzo. Decenas de personas acudieron a mostrar su apoyo a Halsey, y este se enfrentó al intimidador quien tuvo un repentino cambio de corazón y públicamente pidió disculpas a Parkerson.

¡Qué gran resultado! La efusión de apoyo a Halsey aumentó claramente su confianza, le dio el coraje para enfrentar a su intimidador y se inyectó adrenalina en su autoestima. Pero esto no habría siquiera pasado si no fuera por su tía quien conoce de las redes sociales y que organizó este encuentro en poco menos de 24 horas usando Facebook.

Comprender el mundo en línea es una de las cosas más importantes que puedes hacer por la familia. Ser capaz de navegar por Facebook e Instagram, entender la configuración de privacidad y las opciones de chat y tener una idea de la jerga y los protocolos en línea, le hará un mejor padre o ser un familiar más involucrado.

No sólo va a tener un mayor aprecio por la forma en que sus hijos adolescentes están gastando su tiempo en línea, sino que va tener un poco de “credibilidad tecnología" a los ojos de sus hijos adolescentes. Los chicos serán más propensos a pedir ayuda si hay un problema en línea o al configurar sus opciones de privacidad y perfiles.

Así que, yo animo a los padres a unirse a las redes sociales y aprender cómo funciona. Configurar una cuenta de Facebook, Instagram, Skype, Google+ o Twitter, que son las que los adolescentes usan comúnmente, y participar con ellos en línea. Una investigación de McAfee titulada “La vida secreta de los adolescentes”, muestra que el 95% de los jóvenes australianos están en Facebook, pero el 38% de los padres nunca han visto el perfil de su hijo, por lo que definitivamente es necesario enfocar su energía en ello.

Si aún no se encuentra seguro de dar este paso, recuerde que más allá de hacerlo por usted sino por la seguridad de sus hijos.

Hasta la próxima,


McAfee Cybermum Alex Merton-McCann