miércoles, 1 de octubre de 2014

Guías: viviendo una “experiencia sin igual”

Los veranos, esa mágica época que todo aquel que trabaja en campamento espera con ansias, nos regala cada año alegrías, aprendizajes y sobre todo en Mi Guarimba, una frase que nos identifica: una experiencia sin igual.

Durante el campamento levantarse temprano en las mañanas no es un problema ni se hace difícil, porque sabes que te encontrarás la sonrisa de unos pequeños niños ansiosos por ver qué les depara este nuevo día, y tú como parte del staff, estás a la expectativa de qué vas a “aprender enseñando”, como describe nuestro guía Jhoy Ribera.


Y es que los guías, coordinadores y directores de Mi Guarimba desde la primera vez que trabajamos nos tatuamos el arbolito en el corazón, ese que nos mueve y nos hace dar lo mejor de sí, entregando hasta lo último en nuestras temporadas.

Deseamos que el verano no termine y nos ataca ese “campsick” que todos detestamos, hasta que llega ese momento en el que nos damos cuenta que más temprano que tarde volveremos, y entonces pensamos en ¿qué me dejó el campamento este año?... y con esto vamos creciendo…

“Fue un verano increíble, aprendí que para crecer hay que arriesgarse y salir del área de confort, que hay que lanzarse y confiar en lo que uno es como persona y en lo que uno sabe”, dice nuestra guía Cami Macero.

Muchas veces además de usar las manos que nos brindan nuestros compañeros, tenemos a esos ‘coordis’ que nos acompañan y velan por nosotros en cada paso. “Ellos me brindaron las herramientas para crecer día a día como guía, y junto a mis compañeros rescaté muchas cosas que no sabia”, nos cuenta Luigi García, quien espera el próximo año para “dar el máximo en todos los aspectos que pueda mejorar.”

“Este año pude encontrar no sólo un equipo de trabajo, sino una familia la cual se preocupaba por todos, estaban pendientes de ayudarte para que tu juego o actividad saliera mejor y terminara siendo mágica” comenta Fran Cedeño. “Además estuvo lleno de muchas responsabilidades las cuales acepté sin pensar, esas personitas que me ayudaron afrontar esos retos, quienes mediante sus consejos y ‘jalones de orejas’ me hacían mejorar” asegura.

Isa Bonnet, por primera vez trabajó este año, siendo sub guía, una persona vital en nuestras temporadas, expresa que “experiencia, diversión, amistad, familia, responsabilidad… tantas palabras podrían describir lo que fue para mi el campamento, pero ninguna sería suficiente. Conocí personas que me hicieron crecer, aprendí con ellos y de ellos. Trabajé también por primera vez con niños, y nunca pensé que uno podía aprender tanto de ellos, me dejaron con las ganas de volver el año que viene para seguir creciendo como persona a pesar de los momentos difíciles que uno puede tener durante las temporadas, para seguir creciendo divirtiéndome y viviendo una experiencia única.”

“Saber que un niño siente la confianza en ti para contar sus inquietudes y a la vez llorar su último día porque quizás ya no te verá, son experiencias que te hacen un guía ejemplar y te dan a entender que haces tu trabajo con amor, con el mismo amor que puedes estar pendiente de unos guías, que quizás puedan necesitar tu ayuda”, dice nuestro guía modelo David Pi.

Si bien los guías vivimos el verano de distintas maneras, el objetivo siempre será el mismo: brindarle felicidad a los niños y el mejor campamento de sus vidas. Es por eso que sobran las palabras y siempre tendremos mucho que decir al respecto. “La sonrisa de un niño como consecuencia de tus actos me llenó bastante porque es saber que estoy haciendo mi trabajo con amor”, nos dijo la guía Melanie Velasco.

Lo que sí es realmente seguro es que esperaremos volver el próximo año para ir con todo a conquistar el corazón de nuestros niños y seguir regalando esas sonrisas porque esta es “la mejor vida que alguien pudiese querer, junto con una familia genial que cuentas los días por volverlos a ver y seguir aprendiendo y enseñando todo lo que puedas dar”, son las palabras que nos regala nuestro guía Álex Ramírez para finalizar este artículo.

Como guías, mientras esperamos reencontrarnos con los niños, debemos seguir creciendo y adquiriendo nuevas herramientas.

¡Nos vemos en 2015!

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Maximizando las oportunidades durante el “tiempo fuera del campamento”

Todos hemos escuchado muchas referencias a la oportunidad educativa que el "tiempo fuera de escuela" representa para los niños. Ya sabes, ese tiempo en el resto del día de escuela, los fines de semana, días de fiesta, y a ellos se suma el momento más grande: el verano. En ese momento se puede producir un cambio real cuando se trabaja con la educación de nuestros hijos.


En el campamento, vemos a los niños en su mejor momento y, en el día del regreso a casa, los padres siempre nos damos cuenta de eso. Sus niños se sienten consumados y felices; han aceptado este reto y lo han superado. Han aprendido nuevas maneras. Se sintieron como si fueran parte de una comunidad. Ellos habían "vivido" del campamento, y los padres en esos últimos momentos con nosotros siempre quiere saber: "¿Qué sigue? ¿Qué podemos hacer, y cómo podemos mantener a nuestros hijos en este espíritu hasta el próximo mes de julio?

Justo ahí está la oportunidad. La puerta se ha abierto, y tenemos que aprovechar esa oportunidad para avanzar en nuestros programas individuales y también avanzar en el campamento como un recurso educativo de vital importancia en nuestro país.

Tenemos que maximizar esos nueve meses de tiempo fuera del campamento. He escuchado de tanta gente que los directores de los campamentos y los consejeros del campamento pueden ser algunas de las personas más influyentes en la vida de un niño, pero si nos dedicamos sólo tres meses al año, estamos perdiendo una gran oportunidad de promover nuestros programas y avanzar nuestra causa colectiva.

Así que para aquellos que son profesionales del campamento, ¿cómo hacen la mayor parte del tiempo fuera del campamento?

      ¿Comunicarse con frecuencia con los campistas sobre las lecciones  de vida que se imparten en el campamento?

   ¿Ofrecer oportunidades saludables, dirigidos por su programa, para sus campistas a participar entre sí durante el tiempo fuera de campamento?

     ¿Proporcionar consejos y técnicas de entrenamiento a los padres para ayudarles a inspirar a sus hijos a vivir en los caminos de campamento durante todo el año?  


Y para los padres, ¿se han asesorado por el campamento para saber cómo ayudar a su hijo después de que termine el verano?

      ¿Es usar al campamento como un lugar que puede ayudar a educar a su hijo desde septiembre hasta mayo?

      ¿Usted inicia oportunidades para que usted y su campista trabajen construyendo una comunidad como la del campamento durante todo el año?

       ¿Con frecuencia le recuerda a su campista las lecciones aprendidas y la aventuras que tuvo durante todo el verano?

      ¿Ayuda a su hijo a relacionar ser un modelo a seguir con sus amigos según los roles que él / ella hizo en el campamento?


Anime a sus familias del campamento a construir una comunidad en el tiempo fuera del campamento. Si usted es un padre, únase también y hable con su campamento sobre cómo hacerlo. Salga a hacer ejercicio mientras que lleva su camisa de campamento. Al hacerlo, usted será parte de un movimiento nacional que puede ayudar a elevar el perfil de la oportunidad educativa que es el campamento y al mismo tiempo mejorar la imagen del suyo.


La ventaja de maximizar el papel de un campamento de verano en el tiempo fuera del campamento es grande no sólo para su campamento, sino también para toda la industria. El mes de julio puede comenzar con un solo paso… ¡Esperamos que esté listo para empezar a moverse!

martes, 16 de septiembre de 2014

¿Qué me conmueve?

Como alguien que vivió metido en campamento durante 15 años, el año pasado tuve que mirar hacia atrás y reflexionar sobre lo que me mantiene con cuidado en la profesión de campamento y lo que me mueve sobre la experiencia del campamento. 

Me conmueven los padres que brindan su confianza en nosotros como profesionales de campamentos. Ellos "nos prestan" lo que más valoran en el mundo, y ellos están con nosotros como socios en el cómo desafiamos a sus hijos a crecer en formas que nunca han hecho antes. Como padre yo mismo, el campamento familiar me mueve.

Me conmueve esa chispa que deja el campamento cuando alguien recuerda con una sonrisa, admiración y con el conocimiento de que esta experiencia lo hizo quien es hoy en día. Me conmueven que constantemente se apoyen en ese lugar que una vez llamaron casa, y por haber cumplido sueños que tuvieron de niños en “su campamento”.

Me conmueve el trabajo que hacen por largas horas los guías de campamentos, quienes buscan que todo sea digno, verdadero y correcto. ¿Qué otro trabajo tiene deberes tan vitales para la educación de los niños de niveles tan altos y que sean personas fiables para que lo logren? Los resultados producidos por el personal de campamento en un corto período de tiempo permite hablar con el poder de la experiencia, y esto también me llena.

Me conmueven los campistas que se despiertan cada día con el sentir de aventura, actitud de “yo puedo” y con los ojos puestos en el futuro. Los campistas que han interactuado conmigo me han convencido de ser por siempre joven para ver la magia suceder a nuestro alrededor. Me recordaron que todo se puede lograr para alcanzar los sueños. Ellos me enseñaron a reconocer a los superhéroes que hay entre nosotros, a buscar los tiempos de misterio que nos sorprenden con temor, y tener siempre un buen acertijo listo para un momento de aburrimiento. Estos niños se convirtieron en mis maestros y modelos para la forma de abordar la vida; su aula era el campamento, y eso definitivamente me mueve.

Por último, estoy conmovido por los que decidieron unirse a esta causa de “El campamento me mueve”. Como muchas cosas nuevas que hacemos en el campamento, el éxito se basa en la participación y en el entusiasmo, por eso la gente está dispuesta a entrar y participar.

¿Y a ti qué te mueve?

Post escrito por: Tom Holland.
Publicado en American Camp Association.
Traducido por: Campamento Mi Guarimba.

martes, 9 de septiembre de 2014

Un reconocimiento de corazón

Cada vez que se acerca el verano, no sólo los niños, algunos que ya están más creciditos, sólo piensan en una cosa: ¡ya viene el campamento!

Y es que todos los que trabajamos en el Campamento Mi Guarimba contamos los días para volver a pisar nuestras maravillosas sedes; ponemos a volar la imaginación para dejarnos envolver por la magia de crear e innovar; esperamos con ansias el momento para abrazar a nuestros compañeros, a esa familia que tanto nos llena; no vemos la hora de desconectarnos del día a día y sólo dedicar y ocuparnos de una cosa, la alegría de nuestros niños.

Al final del verano sólo pensamos “¿por qué el campamento no dura todo el año?”, quizás la respuesta está en que se perdería la ilusión por vivirlo el año siguiente.

Todos los años, la meta es la misma: hacer de este verano el mejor. Para eso, todo el personal que trabaja en el campamento (subguías, guías, coordinadores, directores, logísticos, oficina, etc.) se aprovecha de las oportunidades de mejora y comienzan a buscar la innovación. No es un trabajo fácil, pero sin duda la calidad humana que tenemos, lo permite.

Hay personas que se destacan por su actuación; otras por las actividades o el cargo que desarrollan; algunos buscan más preparación y entrenamientos; y, ¿por qué no? La antigüedad también cuenta.

Este año el Campamento Mi Guarimba ha decidido reconocer a todos aquellos del staff que cumplan con los requisitos para obtener uno o varios de los 31 pines que contemplarán varias categorías.

Será un pequeño detalle para el gran corazón de aquel que lo reciba, quien sin duda lo conservará como un inmenso honor por haber sido reconocido.

La constancia, trayectoria y el profesionalismo son las bases para este reconocimiento; este año muchos tendrán esta dicha, así que sigan luchando por alcanzar sus metas propuestas y por aumentar esa llama que va creciendo dentro de cada uno, esa que nos motiva a ser mejores.


Cada pin, junto con sus requisitos, los podrás encontrar en una galería en nuestro Facebook, ¿qué esperas? Visítalo y conócelos.