image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

¿Hacer las cosas esperando algo a cambio?






¿Hacer las cosas esperando algo a cambio?

Tengo muchos años trabajando en campamentos y algunos de ellos los compartí
trabajando en compañías transnacionales y puedo decir, creo que con propiedad,
que no hay trabajo más gratificante que el compartir con esos pequeños maestros,
que por alguna razón u otra, nos enseñan el mundo como idealmente debería ser.

Un mundo en el que los prejuicios no existen, el color de piel no es una limitante
y cualquiera que sean tus creencias, son motivo de curiosidad y no de exclusión.
Los mejores amigos nacen en fracciones de segundos y las sonrisas son
la “moneda” de intercambio cuando existe la satisfacción de un trabajo bien
hecho…

La satisfacción de un trabajo bien hecho. Esa sensación que nos llena de orgullo
cuando sabemos que hacemos las cosas bien, son esas ganas de como niños
pequeños, salir corriendo a enseñarle el resultado a tus amigos, inclusive a quien
ni siquiera conoces, porque estas contento de tu trabajo, es esa expectativa que
se crea justo antes del momento que le ves la cara a esa persona y te dice: “¡ wow
que arre..!” y tan sólo eso era más que suficiente, para satisfacernos.

No sabría identificar, a ciencia cierta, en qué momento nuestra sociedad nos
empujó a responder a una solicitud,: “si claro yo lo hago, ¿pero cuánto hay pa’
eso?, ni desde cuando se limitó nuestro interés en participar en algo, siempre y
cuando haya alguna recompensa material involucrada a nuestra participación,
o peor, si ese algo que nos ofrecen cambio no es “suficiente” sencillamente, no
participamos.

Ojalá podamos volver a esa etapa en la que apreciamos las cosas mas allá de su
valor material, como lo es el amor de nuestros padres, incondicional y sin pedir
nada a cambio o esa sonrisa de nuestro campista cuando le dimos lo mejor de
nosotros y “un poquito más”.



Escrito: Juan Miguel
"Patata" Iturriza -  antes que nada, guía del campamento.

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario