image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

La actividad menos favorita

Cuando un campista dice  “no puedo” o “no quiero” hacer una actividad, los guías siempre buscan motivar al campista para que intenten realizar la actividad. A continuación les daremos 3 razones por las cuales creemos que los campistas se benefician al intentar “su actividad menos favorita” en el campamento

Experiencia previa negativa

Una razón por la cual un campista no quiere realizar una actividad es porque anteriormente tuvo una mala experiencia con esa actividad, generalmente esa “previa experiencia” no fue en el campamento y fue con instructores poco experimentados. Caerse de un caballo, o ir a una caminata excesivamente larga, son ejemplos de experiencias negativas por las cuales una persona naturalmente no se atrevería a realizar la actividad nuevamente. Intentar la actividad en el campamento podría llevar a cambiar la mentalidad del campista y así tal vez encuentre una nueva actividad que les gusta o al menos una experiencia no tan negativa como la anterior.

Miedo

Miedo a ser humillado, miedo a caerse, miedo a las alturas, miedo a las aguas profundas, miedo a las rocas, miedo a ir al baño en el bosque, miedo a lastimarse, etc.

Si un campista no quiere hacer una actividad por miedo, entonces intentar la actividad puede ser uno de los eventos mas importantes que puede ocurrirle durante su estadía en el campamento. Superar los miedos, y retarse uno mismo a superar algo que parece imposible, puede llevar a grandes sentimientos de superación y eso trae la mejora de la autoestima y la confianza en si mismo. Con el apoyo de sus compañeros de cabaña y de sus guías, el campista puede sentirse en la cima del mundo, después de lograr algo a lo que le temían, el ambiente de campamento es un lugar de apoyo que ofrece a los niños la experiencia de superar miedos y completar esas cosas que  pensaban que no eran posibles para ellos.

“Soy malo en eso”

otra razón por la que los niños no quieren realizar una actividad es porque basados en su percepción de ellos mismos, piensan que no les va a gustar la actividad o no serán buenos en eso.
Un campista que se ve el mismo como una persona no atlética y no tan adepta a los deportas puede crearle timidez para realizar actividades físicas sin siquiera haberlas intentado, intentar y completar este tipo de actividades puede cambiar su percepción de el mismo en una manera positiva. Una campista que se ve ella misma como una niña de la ciudad que su mayor interés es ir al centro comercial con sus amigas y no como una persona de exteriores, puede aterrarle el hecho de ir a una excursión, pero, la experiencia de cocinar y dormir en la naturaleza puede llevar a la apreciación de algo nuevo y la realización de que ella puede tener mas de un aspecto diferente en sus preferencias y personalidad.

A veces, Una actividad que el campista pensó que iba a ser la actividad que menos le iba a gustar, termina siendo la que mas le gusta,  entonces cuando un campista te diga todas las razones por las que “no quieren” o “no pueden” realizar una actividad este verano, siempre continuaremos motivandolo para que lo intente porque nosotros sabemos esos “secretos” que trae “la actividad menos favorita”


Articulo original por Audrey Monke para la Asociación Americana de Campentos (Acacamp)
Traducido por: Gonzalo Enrique Veloz

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario