image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

Explicandole el campamento a papá

Desde la primera vez que fui al campamento hace 12 veranos, me he dado cuenta que la única manera de entender el mundo de los campamentos por completo es viviendo la experiencia. Este artículo es la defensa de la obsesión que tengo con algo llamado  “campamento”.

Trabajar en un campamento es algo maravilloso, pero no todo es diversión y juegos (aunque la mayoría del tiempo si) hay una verdad que esta un poco oculta, en el mundo de campamentos se trabaja por muchas horas por poco dinero, algo parecido a la vida real ¿no?.

El mundo laboral, la vida y la sociedad en general traen competencias, desorganización y situaciones de las cuales tenemos que aprender a salir adelante. Pero esto es una declaración acerca de todas las cosas buenas que he recibido, las experiencias que he pasado, siento confianza en mi habilidad de tomar las decisiones correctas y en mi capacidad de utilizar los recursos que me fueron dados para superar obstáculos y resolver problemas. Tengo confianza en mí misma, soy independiente, recursiva y tengo mucha confianza en mis habilidades, muchas de estas cosas las  he desarrollado gracias al campamento.

El campamento me ha dado mucho de esta confianza en mí misma, me hizo llegar a un nivel donde pocos adolescentes de mi edad pueden decir que están, me ha enseñado a asumir responsabilidades que otras personas con más edad no han podido asumir.  Soy joven, dispuesta a aprender, puedo cometer errores, caer y volverme a levantar. Soy una creyente de que la vida se compone de las decisiones que tomamos y, por eso y muchas razones mas voy a seguir trabajando en campamentos: las experiencias, las conexiones, la oportunidad de ser parte de un equipo, trabajar con niños, aprender a entender a otros, mejorar mi confianza, aprender a ser compasiva y mucho más.

Yo escogí el campamento como mi segundo hogar y me di cuenta que no se le puede poner una etiqueta de precios a las experiencias que me han ayudado a formarme como persona y es por estas experiencias que he vivido en el campamento que he formado tanta confianza en mis habilidades. Por esto y muchas cosas más escribí este artículo, para compartir el profundo impacto que ha tenido el campamento en mí y sé que algún día tendré que dejarlo y seguir adelante, tal vez mañana, o en unos años ¿quién sabe? Pero nunca me arrepentiré de haber entregado tantos veranos a hacer algo tan especial como es trabajar con niños, es algo que nunca olvidaré.


Articulo escrito por Victoria Ware, que ha pasado 12 veranos en el campamento Walden en Toronto, Canada.

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario