image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

El bullying se traslada a las redes sociales


 
Bullying
 El bullying se traslada a las redes sociales
 Al igual que mis compañeros nerds fui víctima de Bullying (maltrato físico y/o mental), de manera que suelo preguntarme dónde estaba el internet cuando lo necesitaba en el año 1973, como no existían medios de comunicación o computadoras personales para ese momento, los acosadores (conocidos por sus términos en ingles Bully en singular y Bullies en plural) utilizaban la fuerza bruta, lo cual debo resaltar que era muy efectivo
Recuerdo cuando Instagram lanzó su nueva campaña conocida como “#Awkwardyears”   en octubre como parte del mes nacional de la prevención del Bullying, muchas personas se tomaron fotos sosteniendo imágenes de cómo eran en años anteriores, presas fáciles para los bullies. Cuando era niño y adolescente yo era todo lo que un bully deseaba: flaco, pequeño, débil e inteligente, si un bully era metal yo era su imán.
El bullying es tan antiguo como la humanidad, en los libros y películas durante mucho tiempo han sido un prototipo común aunque rara vez alguien se coloca del lado del bully, a menos que sea incomprendido por la sociedad. Sin embargo en la vida real la mayoría tiene tanto miedo de los bullies que a pesar de no apoyarlos, en ocasiones se reúnen a ver como el agresor ataca a su víctima aunque realmente no apoyan este tipo de violencia observan sin hacer nada para protegerse ellos mismos,  nadie quiere llamar la atención de un bully.
Un Nuevo día para los bullies
En esta nueva era de gran desarrollo económico y tecnológico los bullies siguen existiendo  pero ahora han pasado a la clandestinidad. Realicé una pequeña investigación en libros de antibullying escritos desde 1964 hasta la actualidad.  Antes de 1989 era difícil conseguir libros con la palabra Bullying, existen miles de trabajos académicos y libros de temas muy amplios que hacen referencia, pero no había nada dedicado exclusivamente al Bullying. Las cosas empezaron a cambiar a partir de la década de 1980 y a principios de 1990, pero fue  realmente a  finales del siglo pasado que los libros antibullying fueron apareciendo en gran magnitud a medida que el internet comenzaba a esparcirse a nivel mundial.
 Esta concientización cambio totalmente el punto de vista  sobre el bullying, cuando era niño mi padre, con la mentalidad de un sobreviviente, me aseguro que iba a ser acosado en la escuela y su mejor consejo fue simplemente mantente firme con cara de líder, estoy seguro que podrá adivinar como termino todo. Actualmente, es poco probable que un padre diga algo similar.
Obviamente los títulos de los libros a finales de 1990 estaban relacionados con el cambio de actitudes, por ejemplo: “Quit It: A Teacher's Guide on Teasing and Bullying for Use With Students in Grades K-3” es una guía en inglés para profesores contra el acoso y maltrato en sus estudiantes. Estoy seguro que los libros que mis profesores leían decían: Ignóralo en algún momento dejarán de torturar a ese joven.
A finales del siglo XX, el mensaje era claro: El Bullying no es un factor permanente  en nuestras vidas puede y debe ser detenido. Para entonces,  ya era un adulto con hijos pequeños, observe este desarrollo con cierto escepticismo, a pesar de todo en mi corazón seguía creyendo que mis hijos podrían ser maltratados  en cualquier momento,  pertenezco a una lista larga de víctimas y estaba convencido que los verdaderos Bullies podían oler el miedo, aun así el bullying parece que no era del todo divertido o por lo menos para el momento que mis hijos alcanzaron la escuela primaria, e incluso era remotamente tolerado, esto significó un gran cambio cultural
Por un momento pensé que había presenciado el final del Bullying
El regreso
Lo que no pude anticipar fue el impacto del internet, especialmente de  los medios de comunicación y redes sociales sobre el bullying
No estoy seguro si los bullies nacen siendo acosadores o se crean a través del tiempo, pero lo que sí puedo asegurar es que operen o no en público, los bullies siempre existirán, solo imagina lo que para ellos significó reprimir su ira y sus abusos  por casi una década, todo estos sentimientos reprimidos  debían ser expulsado de alguna manera, resulta que las redes sociales dieron al bully común y corriente un medio que no había tenido anteriormente para expulsar todos  estos sentimientos: el anonimato. Cuando era niño, creía que los bullies obtenían el doble de placer al verme llorar siendo reconocidos como las personas más aterradora del colegio, este reconocimiento significó mucho para mí torturador Charles, quien clavaba sus ojos en sus víctimas y observaba el miedo de los demás.
Hoy en día los bullies consideran que el riesgo de ser descubierto es demasiado alto. Ciberbullies (acosadores cibernéticos) pueden atacar por internet y las redes sociales (Facebook, Tumblr, Keek, Instagram, Snapchat, etc.) sin que nadie pueda ver su sucio trabajo, ocultando su identidad  sin que las víctimas ni siquiera sepan quién es su atacante.
Los ataques por medio de las redes sociales, en cierto modo, es completamente diferente a lo que he experimentado en mi vida, este tipo de ataque es mucho más familiar. Consiste en su mayoría en ataques escritos o verbales, carece totalmente de violencia física  dejando a un lado la paliza ocasional. Los bullies de vieja escuela preferían la violencia, los ciberbullies utilizan palabras especialmente palabras dolorosas
Personas de 13 o incluso 18 años son lo que se conoce actualmente como nativo digital, personas que crecieron en un mundo digital, rodeado de tecnología, son ciudadanos de la web y usuarios de las redes sociales, incluso podrían ser seguidores y parte de la pandilla.  
¿Recuerdas los niños que mencioné anteriormente?, no los niños bully, hablo de los niños que se reunían a mirar, ellos aun existen en la actualidad, pero en lugar de estar en silencio solo observando mientras el bully agrede a otras personas, ahora participan y añaden comentarios. Un ciberbully ofende a una chica adolescente por Facebook, antes de que te des cuenta, se unen otras personas añadiendo comentarios agrediendo a la victima de forma pública (por lo menos frente a sus compañeros).         
Repentinamente, todo el mundo tiene el potencial para convertirse en un ciberbully y como antes solo pocos tienen el coraje de enfrentarse frente a su agresor (incluso digital) y decir “No”.
El cambio
Los bullies realmente nunca desaparecerán, siempre estarán presentes buscando su camino o el punto de entrada al lugar más vulnerable o emocional de ti, las redes sociales son sencillamente la última avenida. La diferencia entre entonces y ahora, es que en nuestros días es bueno e incluso divertido ser un nerd o un friki además de que la lucha en contra del bullying en línea o en el mundo real  se ha convertido en un movimiento verídico, dando como resultado un mes antibullying o campañas como la realizada por Instagram. Las mismas plataformas que hace más fácil para los bullies agredir a sus víctimas,  está ayudando a esparcir el mensaje antibullying como pólvora. Bullies bien sea que nacen siéndolo o son simplemente seguidores, ya no podrán seguir ocultándose fácilmente.      
Como he dicho ¿Dónde estaba el internet cuando lo necesitaba en 1973?
Escrito por: Lance Ulanoff
Traducido por: Campamento Mi Guarimba





Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario