image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

El derecho a jugar

¿Qué pasa cuando los niños y jóvenes son privados de jugar?

Nosotros vemos un juego como frívolo o divertido, una pérdida de tiempo. Sin embargo, una vez al reunirme con el personal de un campamento en Alaska, me acordé del peligro al eliminar las oportunidades de desarrollo críticos para los niños y jóvenes. Marginar el juego es un experimento injustificado, no reconocido y descuidado.

El juego es el laboratorio de los niños. Sin ese laboratorio, los profesionales del campamento en Alaska fueron testigos de algunas brechas en el desarrollo. Como ya lo comentamos antes, comienzan a surgir las preguntas…

¿Qué pasa cuando no se les permite a los niños participar en un tiempo libre no estructurado? ¿Qué ocurre cuando no se les da chance de socializar, hacer juegos en paralelo y entrar en un juego cooperativo?

Fuera de juego yo creo que estamos viendo niños de 6 y 7 años manifestando comportamientos sociales y emocionales de unos de 3 y cuatro años. Estos niños probablemente saben los colores, hablar en oraciones complicadas, manejar tecnologías, o leer, pero no saben compartir espacios o entender a otros. No han aprendido a manejar conflictos o resolver problemas. Ellos no ejercitan la creatividad ni la innovación. Ese es el resultado cuando le quitas a los niños el derecho a jugar. ¿Cuáles son las oportunidades que han tenido de aprender y practicar?

Entonces, ¿qué pasa cuando jóvenes adultos continúan teniendo la oportunidad de “jugar” (practicando conocimientos de adultos) limitando, gestionando o ausentándose? Sin madurar, las experiencias que proporcionan un ambiente seguro de riesgos, errores, reflexiones y exploración, nos encontramos con jóvenes que no son capaces de autorregularse, son incapaces de tomar decisiones independientes, o peor aún, se sienten aplastados por la derrota. Yo sugeriría que muchos de estos jóvenes son los mismos que fallan en su primer año de universidad.

Simplemente no se pueden saltar pasos del desarrollo sin sufrir consecuencias.

¿Estamos prestando atención? ¿Hemos considerado reducir el espacio para el juego hoy en día? ¿Hemos considerado el tiempo acumulativo que un joven pasa delante de una pantalla en comparación con tener experiencias auténticas con los demás? ¿Qué dice eso sobre nuestras prioridades? ¿Hemos considerado que el acceso limitado a estar al aire libre combinadas con el tiempo de pantalla sedentaria han producido la población infantil con más sobrepeso en la historia?

A veces, estoy creciendo escuchando a toda una audiencia cansada de toda la jerga de las habilidades del siglo 21, las tasas de graduaciones o sobre la preparación laboral, cuando hemos socavado una clave básica, fundamental para el desarrollo del juego saludable. Creatividad, el crear un juego, el ejercicio y el apoyo a los del siglo XXI, en cuanto a las habilidades que desesperadamente ellos necesitan para crecer y ser exitosos, contribuyendo a ser unos adultos dispuestos a aprender y a adaptarse.

Necesitamos un enfoque equilibrado, estando informados como padres, tutores y hasta políticos. Tenemos que aprender a entender el juego como una forma de invención. Serán las semillas de la innovación, y esto traerá el verdadero valor del siglo XXI.

Tomado del blog de American Camp Association.

Traducido por: Campamento Mi Guarimba.

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario