image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

Las 5 cosas que aprendí en mi primer año como guía

Mi campamento no estaba en el medio de la nada, ni metido en un bosque. Más bien, era en la ciudad, en medio de un barrio urbano, casas adosadas y todo. Muchos de los niños que mi campamento albergó eran de bajos recursos, cuyos padres no podían pagar un campamento de pernocta. Era, como muchos otros campamentos, una manera de mantenerlos fuera de las calles y alejados de los problemas. Teniendo en cuenta lo estacionado que estábamos en el barrio, me atrevo a decir que era una necesidad urgente para la mayoría. Yo había asistido a campamentos años antes, y estaba emocionalmente inmerso en ese mundo.

A pesar de eso, cuando comencé como guía tuve una lista de deberes en las que no tenía experiencia en su realización, sin embargo, a finales del año me había convertido en un experto en su ejecución.

5. Realización de un manual de juego

Después de recibir un folleto superficial en la planificación de actividades, mi grupo de compañeros se encargó de crear un juego divertido con lecciones educativas que se arraigado en el tema de la ciencia.

Luego de numerosos intentos para perfeccionar el manual, nos decepcionó sinceramente cuando nuestros superiores nos dijeron que habíamos fracasado. Nuestro ámbito no era lo suficientemente amplio para abarcar todas las edades (6-13) que estaban bajo nuestro cuidado. Esto requiere que demos las mismas enseñanzas en diferentes niveles, es decir, que sirvan tanto para grandes como para pequeños. Se trataba de una gran cantidad de trabajo en equipo y una hábil delegación para coordinar entre todos.

4. Tratar con disruptivas con los niños

Hice mi mejor esfuerzo para hacer las lecciones atractivas y divertidas para todos los estudiantes, pero la planificación no puede hacerlo todo. En la escuela, fui objeto de un enfoque de molde a ser perjudicial, qué hacer con un tiempo de espera de 5-6 minutos.

Es muy fácil caer en los "tiempos muertos" si queremos mantener el orden, entonces aprendí que eso podría no ser lo mejor para un campista. La disciplina debe ser infligida sobre una base caso por caso. A veces no se trata de que vayan a portarse mal, simplemente el niño se beneficiaría de un tipo diferente al del juego. Alentando a esto, hasta cierto punto, incluso puede surgir un juego emergente.

3. Tener en cuenta los diferentes estilos de aprendizaje

Nuestro sistema de enseñanza tiene una fórmula única para hacer manuales. Como guía de campamento, me animaron a construir planificaciones que abarquen múltiples estilos de aprendizaje. Eso sin duda también ayudó al currículum en ciencias que yo estaba desarrollando como profesional. Planeamos cada manual para facilitar el enfoque desde tantos ángulos diferentes como sea posible. Por ejemplo, todas nuestras enseñanzas tenían un elemento kinestésica (física) y lógica. El desarrollo nunca cesó, siempre estábamos en la búsqueda de niños que lucharon con la información de forma se presentó. Hay una necesidad de flexibilidad.

2. La presentación de las ideas de una manera enérgica y divertida

Es comprensible que uno crea que ocurre un mejor aprendizaje cuando los niños son estudiosos y tranquilo. Que el aprendizaje sólo puede tener lugar cuando son tranquilas y absorto en su trabajo. La verdad es lo contrario, el Neurólogo y educador Judy Willis escribe:

"La verdad es que cuando la alegría y la comodidad salen del salón de clases y se sustituyen por la homogeneidad, y cuando la espontaneidad se sustituye con la conformidad, los cerebros de los estudiantes están distanciados del procesamiento de la información eficaz y del almacenamiento de la memoria a largo plazo." Willis añade que “los pensamientos del más alto nivel ejecutivo, tienen más probabilidades de ocurrir haciendo conexiones en un ambiente exuberante para el descubrimiento" en esos espacios los estudiantes conservan ese entusiasmo y por ende conservan más ese jardín de infancia y la alegría de aprender y descubrir cada día. "Diversión en realidad conduce a la participación, y de eso, el aprendizaje. Resumiendo, si los niños participan y se divierten, se sienten más cómodos y dispuestos a hacer preguntas y conectarse a las lecciones.

1. Mostrar la importancia de los campistas

"Por encima de todo, es importante tratar a sus campistas como personas", nos dijo nuestro director. Suena muy obvio, pero a menudo pasa que hay niños que permanecen en el anonimato o son ignorados o hechos a un lado, estigmatizados como "los malos". En estos casos hay que hacerlos sentir que verdaderamente importan, que esperamos cosas buenas de ellos, y nos hacen felices cuando tienen éxito. Quizás esto no va a hacer que dejen de causar problemas, pero va a sembrar semillas en la relación entre el campista y el guía. Esto los hará sentir que significan algo para alguien, así cuando se les pida hacer algo lo harán porque le importan a alguien, y dejarán de hacerse “los malos”

Los guías de campamento son fundamentales para la formación y la educación de los niños, además los ayudan a llevarlos por el camino correcto, para convertirse en ciudadanos productivos. Es por eso que cada vez son más necesarios los guías en los jóvenes; más y más niños deberían de participar en este tipo de programas para enriquecer sus vidas y tener éxito.

Tomado del blog de la American Camp Asociation (Acacamps).

Traducido por: Campamento Mi Guarimba


Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario