image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

Los adolescentes duermen menos en la actualidad

La cantidad de tiempo que los adolescentes pasan durmiendo ha disminuido considerablemente en los últimos 20 años, sugiere un estudio reciente.


Los resultados de una encuesta, arrojó que el porcentaje de adolescentes estadounidenses que deberían dormir siete o más, está disminuyendo constantemente.

Por ejemplo, las encuestas de los adolescentes realizadas en la década de 1990 mostraron que alrededor del 52% de los 15 años de edad reconoció dormir al menos siete horas de sueño, mientras que en el período 2011-2012, sólo el 43% de los 15 años de edad dijo lo mismo. Alrededor del 36% de los 18 años de edad, dijo que consiguieron al menos siete horas de sueño a principios de 1990, pero en el período 2011-2012, sólo el 33% lo hizo.

Los investigadores también encontraron que las niñas en este grupo de edad son menos propensas que los niños a conseguir periódicamente siete o más horas de sueño al día. Otros grupos que también duermen con frecuencia y menos de siete horas, son adolescentes de minorías que viven en zonas urbanas y cuyas familias tienen niveles más bajos de ingresos, según el estudio.

"Hemos encontrado que la mayoría de los adolescentes después de 15 años de edad no están cumpliendo con los requisitos mínimos para dormir lo suficiente", dijo la investigadora del estudio Katherine M. Keyes, profesora asistente de epidemiología en la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia en Nueva York. Estos resultados sugieren que los mensajes sobre el sueño adecuado pueden no estar llegando a los adolescentes.

Para rendir mucho mejor, los adolescentes deben dormir de ocho a 10 horas por la noche, la Fundación Nacional del Sueño recomienda.

Adolescentes con falta de sueño

Dormir lo suficiente es importante para que los cuerpos y las mentes de los adolescentes durante esta etapa crítica de su crecimiento y desarrollo. Dormir adecuadamente durante la adolescencia, fundará las bases para dormir bien como adultos.

La evidencia muestra que incluso una noche de sueño inadecuado reduce la concentración y el enfoque, dijo Keyes a LiveScience.

La  falta de sueño también podría afectar a la salud del adolescente en otras maneras. Investigaciones anteriores han sugerido que el adolescente estadounidense promedio está privado de sueño crónico, lo que puede aumentar el riesgo de los adolescentes de experimentar problemas en el rendimiento escolar, problemas de salud mental, accidentes automovilísticos, el uso de sustancias e incluso el aumento de peso, escribieron los investigadores en su estudio, publicado en la revista Pediatrics.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron los datos recogidos entre 1991 y 2012 a partir de una encuesta a nivel nacional de más de 272,000 estadounidenses adolescentes entre las edades de 12 a 19. Los adolescentes completaron cuestionarios mientras estaban en el octavo, décimo y 12º grados preguntándoles qué frecuencia obtienen siete o más horas de sueño al día, y la frecuencia con que duermen menos de lo que deberían.

Los resultados del nuevo estudio indican que los adolescentes que están recibiendo la menor cantidad de sueño, son los que corren mayor riesgo de resultados adversos para la salud, dijo Keyes.

Aunque este análisis no examinó las razones por las que los adolescentes están durmiendo menos de lo necesario, otros estudios han especulado que un mayor uso de Internet y las redes sociales, así como una mayor presión para entrar a la universidad puede ser parte de la culpa.

Pero curiosamente, el nuevo estudio encontró que las reducciones más sustanciales en la cantidad de adolescentes del sueño consiguen tuvieron lugar durante la década de 1990, que fue la era pre-Facebook y la era pre-iPhone, dijo Keyes.

Estar cansado como un adolescente puede parecer como norma para este grupo de edad. El inicio de la pubertad puede restablecer relojes internos de los adolescentes por hasta dos horas, por lo que es más difícil para ellos quedarse dormido hasta tarde en la noche, sobre todo porque las demandas de puestos de trabajo de la escuela, a tiempo parcial, las actividades extracurriculares, las familias y amigos de todo compiten por su tiempo.

Teniendo en cuenta todo lo que los adolescentes están tratando de meter en sus días, el sueño puede parecer como una prioridad baja. Además, los adolescentes pueden no ser conscientes - o no están dispuestos a admitir - que dormir insuficiente está influyendo verdaderamente sus estados de ánimo y comportamientos.

El mensaje más grande para llevar a casa esta investigación es que los adolescentes necesitan saber lo que es una cantidad adecuada de sueño, y ser conscientes de la importancia de dormir lo suficiente en para el funcionamiento y el rendimiento diario, dijo Keyes.


"Los educadores, los padres y los profesionales de salud pública deben trabajar juntos para asegurar que el sueño como ganancias emisión atención y conciencia de salud pública", dijo.

Tomado de la web de LiveScience.

Traducido por Campamento Mi Guarimba. 

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario