image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

Padres: ¿cómo ayudar a niños tímidos?

Está bien ser tímido, siempre y cuando mamá y papá estén velando por ti, sugiere una investigación reciente.

Bebés y niños pequeños y tímidos están en mayor riesgo de desarrollar ansiedad más adelante en la vida, en comparación con los niños extrovertidos. Un nuevo estudio, sin embargo, encuentra que la buena crianza de los hijos puede compensar ese riesgo para los pequeños.

De hecho, la timidez y la retirada de las nuevas situaciones está vinculada a la ansiedad más tarde, cuando los bebés y niños pequeños se vean sin un apego seguro de sus cuidadores, según un nuevo estudio publicado en la revista Child Development. Un apego seguro es una relación cálida en la que los niños se sienten seguros para explorar cuando su mamá o papá están alrededor, y también sentirse cómodo buscando su propia tranquilidad cuando están alterados.

"Para los niños que demuestran la inhibición a través de muchos años, tienen un apego seguro por la parte protectora", dijo el investigador del estudio Erin Lewis-Morrarty, investigador asociado en el desarrollo infantil en la Universidad de Maryland.

Los padres pueden trabajar para desarrollar y hacer ese apego seguro enriquecedor y que responda a la angustia de un niño si está solo, Lewis-Morrarty dijo a Live Science.

Niños tímidos

Alrededor del 15 al 20% de los niños tienen un temperamento que los investigadores llaman "la inhibición del comportamiento." En el patio, pueden quedarse atrás de otros niños. Como los bebés, reaccionan negativamente ante nuevos estímulos. Estudios previos han encontrado que los niños con la inhibición del comportamiento tienen un mayor riesgo de sufrir trastornos de ansiedad a los 7 años.

Y, sin embargo, la mayoría de los niños conductualmente inhibidos no desarrollan trastornos de ansiedad - y algunos adolescentes y adultos con ansiedad no fueron inhibidos cuando eran niños. Es evidente que algo más está sucediendo.

"Estamos interesados ​​en tratar de determinar qué niños están en mayor riesgo", dijo Lewis-Morrarty.

Los resultados apuntan a la paternidad. Los niños en el estudio que tenían tanto comportamiento inhibido durante la infancia, desde la edad de 14 meses a 7 años, y que también tenían vínculos inseguros con sus cuidadores, eran más propensos que otros niños a desarrollar la ansiedad entre las edades de 14 y 17. Por el contrario, los niños que fueron conductualmente inhibidos, pero tenían un apego seguro con sus cuidadores (generalmente las madres, en el experimento), no estaban en mayor riesgo de desarrollar ansiedad más adelante en la vida.

La inhibición y la ansiedad

Los investigadores estudiaron a 165 niños de 14 a 17 años que habían participado en experimentos temperamento como los niños. Los investigadores habían observado los niños en edades de 1 y 2, ya que fueron expuestos a nuevos entornos e interactuaron con nuevos objetos, como un robot mecánico. Los niños también se separaron momentáneamente de sus padres para que los investigadores pudieran determinar el apego entre padres e hijos.

Un niño que estaba firmemente unido, por ejemplo, podría haberse convertido en molesto cuando su mamá o papá salieron de la habitación. Pero cuando el padre regresó, el niño iría a los padres y ser consolada.

En algunos casos, el niño podría incluso mostrar miedo o ansiedad en torno a la matriz devuelta.

La mayoría de los niños están bien conectados con el anterior hallazgo de investigación que en todo el mundo, alrededor del 65% muestran apego seguro a un cuidador. El presente estudio no analizó el estilo de crianza, Lewis-Morrarty dijo que la investigación anterior sugiere que la crianza de los hijos cálida y sensible fomenta un apego seguro.

Como adolescentes, los participantes del estudio llenaron cuestionarios sobre sus síntomas de ansiedad. Los investigadores encontraron que los niños tímidos que eran "inseguros-resistentes" (lo que significa que fueron a sus padres por comodidad, pero fueron incapaces de calmarse estando solos) fueron el mayor riesgo para tener ansiedad después. Los niños tímidos se encuentran en mayor riesgo que las niñas tímidas, tal vez porque la timidez es socialmente menos aceptable para los niños que para las niñas, dijo Lewis-Morrarty.


Los resultados ponen en manifiesto el papel protector de una fuerte relación entre padres e hijos, y podrían utilizarse para identificar niños en riesgo o para enseñar a los padres cómo fomentar vínculo que amorosa, dijo Lewis-Morrarty.

Original de la web de la revista LiveScience.

Traducido por: Campamento Mi Guarimba

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario