image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

¿Por qué los padres no deben ignorar los problemas de comportamiento de sus hijos?

Los padres que están preocupados por los problemas de comportamiento de sus hijos no pueden criarlos pegados a un doctor, pero deberían considerar hacerlo, dicen los investigadores.

En una encuesta de casi 1.300 padres de niños de 5 a 17 años, los investigadores encontraron que sólo la mitad de los padres hablaron con los médicos sobre que las rabietas que parecían peores que las de otros niños, o si el niño parecía estar más preocupado o ansioso de lo normal.

Sólo el 37% de los padres afirmó que si hablaron con un doctor si su hijo tenía problemas para organizarse y hacer sus tareas.

Pero la salud emocional y conductual de los niños está estrechamente relacionada con su salud física y el desarrollo, dijeron los investigadores. Decirle a un especialista acerca de los problemas de comportamiento de los niños, es importante porque si los padres lo hacen a tiempo pueden ayudar a detectar problemas de salud graves, como la depresión, déficit de atención, hiperactividad y el abuso de sustancias.

Los padres pueden iniciar conversaciones con el médico de su hijo con sólo decir: "Hey, nos dimos cuenta de esto", dijo Sarah J. Clark, autor del informe y director asociado de la Universidad de la Encuesta Nacional de Michigan sobre Salud Infantil. "Eso abrirá la puerta para que el doctor haga más preguntas a los padres y al niño", dijo.

Luego, el pediatra puede examinar al niño para posibles problemas del comportamiento, ofrecer consejos, o le referirá a un especialista en salud mental o de comportamiento, dijo.

Entre los padres que dijeron que no discutirían problemas de comportamiento con un doctor, el 50% dijo que la razón era que no pensaron que los problemas de conducta podían ser problemas médicos. Otro 40% dijo que preferirían manejar los problemas ellos mismos, y el 30% dijo que preferirían consultar a alguien que no sea un profesional de la salud.

La mayoría de los padres en el estudio (60%) dijeron que le dicen al médico si su hijo estaba muy triste por más de un mes, según los investigadores.

Aunque temas como las rabietas o problemas para organizar las tareas no son necesariamente alarmantes, no deben ser descartados tampoco, dijo Clark. "Ellos merecen una conversación", dijo a Live Science.

Si se tienen en cuenta los problemas de conducta, "hay menos peligro de que el niño se esfuerce inútilmente porque no están recibiendo la ayuda que necesitan", dijo Clark.

Hay dos signos principales que motivan a los padres a considerar hablar acerca de los problemas de comportamiento del niño. Uno de ellos es cuando algo parece fuera de lo normal para el niño, y el otro es "cuando algo parece estar fuera de sintonía con otros niños la misma edad", dijo.

Este nuevo informe fue publicado como parte de la Encuesta Nacional del Hospital CS Mott de Niños sobre Salud Infantil de Estados Unidos, y publicado en la revista Live Science.


Tomado de la web de la revista Live Science.


Traducido por: Campamento Mi Guarimba.

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario