image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

6 Pasos Para que los niños aprendan a controlar sus emociones

  

Todos nosotros nos preocupamos porque nuestros niños aprendan a controlar sus emociones. Después de todo, son las emociones las que a menudo nos descontrolan y traen problemas. Y, por supuesto, tenemos que decir no a veces. Los niños no pueden correr a la calle, tirar su comida unos a otros, o hacer pis a su hermano pequeño, pero el establecimiento de límites a la conducta de los niños no significa que tenemos que poner límites a lo que sienten.

De hecho, en realidad no puede ser usted quien permitas o no que tu hijo se moleste, decirle a tu hijo que no llore o no este molesto es darle un mensaje de que algo hay algo de medio o vergüenza en sus emociones, asi que será mejor prestarle atención. Por desgracia, cuando los seres humanos reprimen las emociones, se vuelven más difíciles de controlar. 

Es la regulación la que asusta cuando su hijo parece estar completamente fuera de control. Así que negar la emoción o sentirnos mal por tener emociones no nos ayudan a controlarlas. Así es como un niño realmente aprende a controlar sus emociones:

1. Modelamos autogestión emocional saludable resistiendo nuestros propios pequeños "rabietas", tales como gritar. En su lugar, tenemos un padre de tiempo de espera para calmarnos a nosotros mismos. Si nuestro hijo es demasiado joven para dejar la habitación, hacemos tanto procesamiento como sea posible para que podamos estar lo más tranquilos posible delante de nuestros hijos. Después de todo, los niños aprenden de nosotros. Cuando gritamos, aprenden a gritar, cuando hablamos con respeto, aprenden a hablar con respeto. Cada vez que modele frente a su hijo cómo parar de actuar cuando estás enojado, su hijo está aprendiendo la regulación emocional.

2. Demos prioridad a una conexión profunda desde la crianza. Los bebés aprenden a calmar sus molestias al ser calmado por sus padres, pero incluso los niños mayores necesitan sentirse conectado con nosotros porque a veces no pueden regularse a sí mismos emocionalmente. Cuando nos damos cuenta de que nuestro hijo consigue la desregulación, la cosa más importante que podemos hacer es tratar de volver a conectarnos con ellos. Cuando los niños sienten que estamos encantados con ellos, quieren cooperar - así que feliz, conexión diversión elimina la mayor parte "mala conducta".

3. Aceptemos los sentimientos de nuestros hijos, aunque sean  incómodos (como los sentimientos son a menudo). (“cariño, sé que es decepcionante .... Estas cosas tan tristes no salen como tu querías.) Cuando la empatía se convierte en nuestro método para ir a la respuesta, nuestros niños aprenden que las emociones pueden hacer que nos sintamos mal, pero no son peligrosos. Saben que  alguien los entiende, lo que los hace sentir un poco mejor, por lo que es más probable que cooperen. Ellos no tienen que gritar para ser escuchados y cuando los apoyamos los ayuda a vivir con esos malos sentimientos y que el sol saldrá al día siguiente.

4. Guiamos sus comportamientos, pero nos resistimos a la tentación de castigar. Maltrato, castigos, consecuencias, y avergonzar no dan a los niños la ayuda que necesitan con sus emociones. De hecho, los niños llegan a la conclusión de que las emociones que los impulsaron a portarse mal son malas, tratan de reprimirlas y su morral de emociones se vuelve aún más pesada. Esa es una de las razones que en realidad conduce al mal comportamiento. En lugar de castigar, ayude a su hijo a mantenerse en pista con orientación positiva, ayúdalo a procesar las emociones, y el andamio (que simplemente significa que ayudamos a que aprendan las habilidades hasta que puedan hacerlo por sí mismos.)

5. Ayudamos a nuestro hijo a sentirse lo suficientemente seguro para sentir sus emociones, incluso mientras limitamos sus acciones ("Puede ser tan loco como usted quieras, pero no voy a dejar que te golpees.") Su niño enojado no es una mala persona , pero un daño humano muy joven. Cuando los niños no están controlando sus emociones, es porque no pueden, en ese momento. Si usted puede permanecer compasivo, su hijo se sentirá lo suficientemente seguro  y se expresara. Usted lo puede ayudar a llorar y esos sentimientos irán desapareciendo y la mala manera de actuar también.

6. Actuamos como el adulto. Cuando los niños se preocupan de que no somos realmente capaces de satisfacer sus necesidades, ellos empiezan a trabajar duro para hacerse cargo ellos mismos. Es por eso que obtienen la actitud mandona y exigente. Eso es difícil para nosotros vivir con. Pero lo que es aún peor para su desarrollo, es que dejen de venir a nosotros con sus lágrimas y temores, que no confíen en nosotros. Ellos tienen que mantener sus defensas. Y eso significa que no pueden relajarse y hacer frente a las cosas que los asustan (también conocidas como tareas de desarrollo apropiadas para su edad), como aprender a trabajar en conflictos con sus compañeros y tomar el riesgo de probar cosas nuevas.

¿Es importante enseñarle a los niños el significado de sus emociones? Por supuesto. Pero no  insista en que su hijo habla de sentimientos, lo que la lleva a cabo el corazón y en la cabeza y hace que sea más difícil de trabajar a través de los sentimientos. En su lugar, se centran en la simple aceptación de las emociones de su hijo y ofreciendo amor, incluso si tiene que limitar las acciones de su hijo. Enséñale que:

Las emociones no son malas, son sólo una parte de la riqueza del ser humano. No solemos tener la posibilidad de elegir lo que sentimos, pero siempre tenemos la posibilidad de elegir cómo elegimos a actuar.  Cuando usted se siente cómodo con sus sentimientos, ellos se sienten profundamente, y luego se disipan. Eso le da más control sobre su comportamiento.

Los niños que se crían de esta manera aprenden a "controlar" sus emociones porque tienen una vida emocional sana, no porque han sido castigados o avergonzados por sus sentimientos.

¿Suena difícil? ¡Sí! Pero si usted todavía está trabajando en "controlar" sus propias "rabietas", es bueno que sepa que sus hijos quizás sean mejor en el manejo de sus propias emociones que tú. ¿Por qué? Estás haciendo el trabajo duro ahora, de darles el ejemplo.





Original de: Aha! Parenting
Traducido por:  Campamento Mi Guarimba

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario