image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

Cuando la empatía no funciona con tus hijos




Cuando los padres comienzan a usar orientación suave, a menudo se sorprenden por lo bien que funciona la empatía para calmar a su hijo. La mayoría de las personas sienten que cooperan mejor de esa manera. Así que una vez que los padres consigan estar de acuerdo con las emociones negativas de sus hijos, las acepten y juntos trabajen en eso, la empatía ayudara en momentos difíciles:

“Nada está bien para ti hoy, ¿eh?”
“Te gustaría ganarte un helado hoy, te escucho”
 "Eres muy enojado conmigo!"

De hecho, la empatía es tan eficaz para volver a conectarse con nuestro niño, acabar con el malestar y ayuda a calmarlos cuando algo que no funciona nos toma por sorpresa. Pero la empatía no es un truco para controlar a la otra persona. Es un medio de conexión y de ayudar en el proceso con nuestros hijos. Así que cuando la empatía no funciona, considera si usted está realmente conectado, y si usted está ayudando a su hijo con sus emociones.

Estos son los problemas que escucho con más frecuencia de los padres acerca de usar la empatía:

1. "La empatía hace que mi hijo llore más fuerte”.  Sí, cuando validamos los sentimientos de los niños, las emociones se intensifican. Pero no estamos creando esos malos sentimientos, están en allí de todos modos. Piense en un momento en que había algunos grandes sentimientos encerrados en el interior - tal vez algo malo sucedió en el pasado, alguien seguro llego, te abrazó y le dijo algo compasivo, y se echó a llorar. Así que cuando los niños tienen grandes sentimientos y empatizan, lo hacen estar más en contacto con los sentimientos. Pero eso es algo bueno, porque una vez que se sienten esas emociones, las emociones se evaporan. Así es como funciona.

2. "La empatía no detiene la rabieta." Una vez que su hijo se barre en  lucha o huida las palabras no ayudan. Así que en lugar de etiquetar la emoción, utilice la comunicación de seguridad para que su hijo le pueda mostrar todos esos sentimientos. Utilice el menor número de palabras para que pueda oír tu compasión y que sepa que estas a su lado con un abrazo.La empatía no detendrá la rabieta, pero ayudará a que su hijo deje todos esos sentimientos, esa es la cura.

3. "Sigo repitiendo: estas muy triste y enojado, se enoja más y me dices que no lo digas" ¿Cómo reconocemos sentimientos dependiendo de la edad? Cuando un niño está enojado, es posible bajar a su nivel y decir "Eres tan loco" El niño normalmente se tranquiliza: mamá no cree que sea una emergencia. Pero a medida que los niños crecen y les repites lo que sienten los hace más furioso. Al igual que la mayoría de nosotros, que no quieren ser analizados o manipulados, que quieren saber que vea su lado de las cosas. Imagínese si estuviera molesta y su pareja simplemente repetía "Estas muy triste y enojado"

Así que en lugar de etiquetar la emoción, intente realmente entender y empatizar con su punto de vista: "Oh, cariño... lo decepcionante para ver algo que usted quiere tan mal y que yo digo... No he oído lo mucho que lo quiere ….Me gustaría poder decir Sí, pero no hoy ".

A medida que crecen los niños, un simple "¡Oh, cariño, lo siento es tan difícil" o simplemente "Mmmm .... Oh, no ..... Dios mío!" hará que su empatía aumente.

Y, por supuesto, mientras que su hijo está en el medio de la rabieta, no es necesario que les diga lo triste y enojado que están. Lo único que necesitan saber es que están a salvo y darles un abrazo.

4. "Me identifico con las emociones, pero entonces mi hijo siguen molesto" La empatía nos ayuda a ver los puntos de vista de nuestro hijo y volver a conectarnos con ellos. Y a veces eso es suficiente para calmar sus emociones. Pero a menudo tenemos que dar un paso más, y ayudar a resolver el problema.

"Esta tan molesto y su hermana pequeña sigue molestándolo”. Vamos a encontrar un lugar para que ella pueda jugar fuera de su alcance."

A veces se necesita de nuestra ayuda para resolver esos problemas:
“Está bastante enojado con su hermano”. Escuchamos como se siente, buscamos a su hermano y resolvemos el problema.

Y a veces simplemente no puede tener lo que quiere, pero usted puede darle lo que quiere con un deseo:

"¿Quieres que yo escriba esto aquí en tu lista de cumpleaños? Y  así  cuando llegue el momento no vamos a olvidar de eso"

A veces, sin embargo, la satisfacción de deseos no es suficiente y no hay solución del problema. La decepción es tan grande - o se desencadena alguna herida anterior que todavía está al acecho y esperando que se exprese - y sólo saldrán  lágrimas . En ese caso, la empatía funciona para que su hijo se senta lo suficientemente seguro para mostrarle su malestar. Así es como los niños construyen resiliencia - se sienten lo suficientemente seguro con usted y deja de sentir su decepción totalmente - y aprenden que pueden salir por el otro lado sintiendose bien. ¿Él está llorando? Eso es bueno.

5. "Yo digo:" que no se golpee y él se golpea de nuevo diez minutos más tarde. "
Si su mensaje no está llegando, por lo general es debido a que su hijo necesita más ayuda con sus emociones que solo su empatía.

A veces, cuando usamos la palabra "pero" los niños no se sienten que sus sentimientos realmente están siendo reconocidos. Es posible que vea si hay una diferencia cuando usted dice "Usted es realmente loco, ¿no? Y no se golpea." O a veces el tono de su voz hace una gran diferencia - repitiendo las palabras en realidad no ayudan a que se conecte.

Pero la gran razón por la que los recordatorios empáticos no impiden más de bateo es que usted simplemente no puede esperar "hablar" de ningún tipo para resolver el problema. Los niños que se golpean tienen gran temor encerrado dentro. Necesitan crear seguridad y establecer un límite compasivo para que puedan llorar y le mostrará su miedo. Sólo entonces la actitud de golpearse disminuye.

De hecho, la empatía SIEMPRE funciona para volver a conectar y ayudar con las emociones. (A veces eso significa que las emociones vienen a borbotones, que es en última instancia, sanando.) Así que si su empatía no parece estar funcionando, tal vez las palabras están recibiendo en su camino. Deja de tratar de llegar a las palabras adecuadas. En su lugar, imagine a sí mismo como un niño sentir lo que su hijo o hija está sintiendo en este momento. ¿Qué desearías que tu padre hiciera para tener más conexión?
 



Original de: Aha! Parenting
Traducido por:  Campamento Mi Guarimba
 

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario