image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

¿Cómo hablar con tu hijo sobre la elección de alimentos saludables en el Campamento?



¿Cómo sabe cualquier padre, el conocimiento que tienen los niños con las habilidades que necesitan para tomar buenas decisiones y vivir de forma independiente? Esto uno de los objetivos principales en la crianza de los hijos, pero por lo general pensamos en esto como un objetivo a largo plazo inculcado indirectamente por nuestras acciones del día a día.  El ajetreo de la preparación de los niños durante unas semanas para pasar unos días en campamento puede llegar a hacer más importante de lo que uno imagina, - qué llevar, cómo mantenerse en contacto, lo que debe hacer si sienten nostalgia – Todo esto necesitara de una preparación y  tu hijo confíe en esas buenas habilidades a la hora de tomar decisiones.

Por supuesto, los campistas tendrán a sus guías para ayudarlos en sus decisiones y mantenerlos seguros. Pero ¿Qué pasa con esas opciones de comida complicadas que los niños deben averiguar por sí mismos, a menudo repletas de opciones tentadoras como panqueques de chocolate, perros calientes, hamburguesas? Sin duda, el campamento en el verano es un tiempo para permitirle a tus hijos dar rienda suelta un poco y se dejarse llevar de vez en cuando por un poco de helado y más. Por eso es necesaria una comunicación abierta para ayudar a que tu hijo haga una elección de alimentos saludables fuera de casa.

Comienza por investigar opciones de comida en su campamento. Muchos campamentos publican un menú típico en sus sitios web, pero si no lo encuentra allí, llama al campamento y piden una descripción del menú de ofertas o de muestra. Luego, intente estas estrategias:

·         Determinar los alimentos y que hay "siempre" y que hay "a veces". Siéntate con tu hijo para hablarle de las opciones de comida que has investigado. Para empezar, explícale que la experiencia de comer afuera será distinta que comer en casa. El campamento durante la noche es un tiempo para que los niños expresen su independencia, así que ten cuidado de no hacer hincapié en que tu hijo debe seguir exactamente el mismo patrón de alimentación que tu familia hace en casa. 
Si su patrulla ha indicado que están emocionado acerca de las opciones que son poco ideales para el consumo diario, trabajar juntos para determinar los alimentos que debe comer "siempre", como frutas, verduras, leche sola y yogur, y el pollo al horno, así como los alimentos que debe comer  "a veces ": alimentos fritos, postres y similares. En conjunto, llega a una serie de opciones sobre los "a veces" que ambos se sientan es razonable, ya sea una vez al día, tres veces a la semana, o solo los viernes.

·         Discutir sobre comidas equilibradas. Opciones comunes tales como cereales, granola, o panqueques pueden ser saludables para el desayuno, pero no representan una comida equilibrada por sí mismos. Utilizar una herramienta como MyPlate para discutir todos los elementos de una comida saludable, especialmente productos agrícolas, granos y proteínas. Luego, volver al menú de su campamento para ver qué combinaciones que tú y tu hijo pueden llegar. Haz hincapié en que la elección de los elementos de varios grupos de alimentos en cada comida no es simplemente porque es "saludable", sino más bien porque le dará a tu hijo la energía para participar en todas las actividades divertidas que el campamento ofrece durante todo el día.


·       Haga un poco de práctica. A pesar de que algunos campamentos ofrecen ahora  barras de ensalada bien surtidas, los niños pueden asustarse de esta oferta si nunca se han dado la tarea de preparar su propia ensalada en casa o en la escuela. Hablar sobre las estrategias saludables como la inclusión de un arco iris de colores y el uso de una mano ligera con "extras" como el queso, pan frito y artículos salados.
En tu comunicación con tu hijo mientras está fuera, preguntale si  está disfrutando de la comida y si ha descubierto nuevos alimentos favoritos. Y cuando tu hijo regrese a casa, mantener viva la experiencia del campamento, manteniendo al menos una nueva tradición de alimentos. 



Original de: acacamps
Traducido por:  Campamento Mi Guarimba

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario