image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

Manipulación y Desafío: “Tú no eres mi jefe”



-Dr. Laura... ¿Cómo debo responder cuando él grita, tú no eres mi jefe? –Ariel

Cuando reaccionamos al desafío, se intensifica la batalla. Dado que la fuerza crea resistencia, ya sea abiertamente o de forma pasiva-agresiva, que es en última instancia una estrategia perdedora. (Es posible ganar la batalla, pero vas a perder la guerra.) 
Entonces, ¿qué pueden hacer los padres sobre el desafío?
¡Curarla desde la fuente! Los niños son desafiantes por una razón, a menudo, se sienten controlados y empujados, y necesitan algunas formas positivas para sentirse poderosos y capaces en sus vidas. 
El niño está siendo desafiante y rechaza al padre como líder, al menos en ese momento, ese desafío también indica que el niño no se siente conectado con su padre y tal vez esa relación necesite trabajarse. En algunos casos es solo que está muy molesto en ese momento y ve al padre como un enemigo.
El castigo termina aumentando la desconexión y es peor, esto hará que el niño se sienta que estas siendo muy injusto y aumenta el trastorno. Así que hay que abordar el desafío, pero no se puede resolver con la disciplina, hay que resolver el desafío con la conexión.
Su enfoque dependerá también de la edad del niño. He aquí una guía de edad por edad.

Los niños pequeños

Los niños pequeños todavía están pensando que pueden ser ellos mismos asi les digas que no a todo. A pesar de que como padres a veces olvidamos esto, incluso los pequeños seres humanos son personas independientes que tienen el derecho a sus opiniones y la necesidad de proteger la integridad de su propio "yo". Es por eso que son tan fuertemente comprometidos a decir que "NO!" y "lo hago yo mismo!" Su desafío es mejor manejado por:
  • Hágale saber que usted oye: A veces, eso es suficiente para que un niño pequeño cooperar felizmente.
  • Dale un abrazo: A menudo, los niños sólo necesitan un abrazo para volver a conectarse
  • Decidir cuán flexible son: "Estas muy sucio, necesitamos un baño, así que vamos a encontrar una manera de hacer que funcione para ti."
  • Amablemente insistir en su límite si siente que es esencial: "Estás llorando porque no desea un baño. Estoy aquí, puedes llorar todo lo que necesites, cuando hayas terminado de llorar, vamos a buscar tu muñeco para que pueda tomar un baño contigo, sé que te gusta bañarte con él "

Niños en edad preescolar

Los de preescolares conocen las reglas. Cuando están desafiante, que están diciendo "mamá, papá, estoy molesto, pero realmente no puedo expresarlo....Así que voy a ser tan malo como sea posible para obtener algo de atención…voy a desafiarte"! Su desafío es mejor manejado por:
  • Recuerde que su desafío es una oferta para la reconexión, no es algo que requiere disciplina.
  • Vuelva a conectar a través del juego, si es posible. Conectate, libera un poco de oxitocina con todo lo que los juegos bruscos que puedan salir y  estará listo para hacer lo que se le pregunte.
  • Si está demasiado molesto para jugar, escuchar. "¿Estás diciendo que no irá a la práctica de fútbol? Algo que debe ser perturbar sobre la práctica de fútbol .... ¿Qué opinas de si vas o no vas?"
  • Si persiste su malestar, establecer un límite de clase y da la bienvenida a sus lágrimas. Podría sólo conseguir todos esos sentimientos con un buen llanto en su cálida presencia, después él se sentirá y volverá a conectar y ser capaz de cooperar.











Los preadolescentes

Los preadolescentes comienzan a experimentar con desafío, ya que oyen de sus compañeros, y para ver hasta dónde llegan sus límites. Su desafío es mejor manejado por:
  • Parar de caer y respirar. 
  • Reforzar sus expectativas sobre el nivel de respeto en su familia 
  • Dele a su hijo la oportunidad de corregirte: mientras se vuelve a abrir la comunicación: ". Yo sé que no significa una falta de respeto asi que quiero escuchar lo que tiene que decir
  • Tenga en cuenta su enfoque. A nadie le gusta que se les diga qué hacer. Y sin embargo, la investigación muestra que el padre promedio da cientos de pedidos todos los días, la mayoría en un tono negativo. Si su adolescente está erizado, considere cómo puede ayudar a su paso hacia una mayor responsabilidad, en lugar de sentir los manden.

Adolescentes

Los adolescentes son desafiantes cuando se sienten desconectados o han perdido el respeto por nosotros. Su desafío es mejor manejado por:
  • Traducir desafiantes palabras de su hijo.  Su hijo puede sonar como si no quisiera volver a verte de nuevo, pero es solo una rabieta mas
  • Ser compasivo. 
  • Encontrar una manera de volver a conectar. Escucha. Reflexiona. Tratar de entender. Dile lo mucho que lo quiere y lo mucho que significa para ti. Encontrar un terreno común. Resolver problemas por lo que ambos obtienen sus necesidades satisfechas. Modelar el respeto que esperas.

Finalmente, nótese que el desafío es una oportunidad, no una emergencia.
La mayoría de nosotros por lo que desencadenó por el desafío de nuestro hijo que venimos automáticamente hacia abajo como un martillo. Después de todo, nosotros no se nos ha permitido actuar de esa manera cuando éramos jóvenes. Pero el desafío es como una luz roja en el tablero de su vehículo; una señal de que algo está mal que es necesario corregir. Lo que está mal no es el niño, pero la relación, y que arreglar eso volviendo a conectar, no atacando. 
Así que la próxima vez que su hijo es desafiante, recuerde que usted no tiene que asistir a cada lucha de poder a la que está invitado. Pruebe a establecer un límite claro el nivel de respeto en su casa, mientras que al mismo tiempo el volver a conectar. Sea agradecido que el desafío de su hijo le dio una advertencia acerca de cuánta distancia había deslizado entre los dos. Utilice la oportunidad de cambiar el curso de su relación. Y tal vez, de su vida.

Tomado del blog de AhaParenting.com.

Traducido por Campamento Mi Guarimba.

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario