image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

Niño de alta sensibilidad: cómo tratarle




El 20% de los niños tienen una sensibilidad muy alta, que les hace vivir las cosas de un modo más intenso que el resto. Por ello precisan una educación algo diferente.

Cómo identificar si tu hijo es hipersensible:
¿Tu hijo protesta si le pones calcetines con costuras? ¿Llora cuando ve que los demás sufren? ¿Es melindroso con la comida? ¿No soporta los ambientes ruidosos? Si contestas afirmativamente a estas preguntas, es muy probable que tu hijo sea hipersensible.
Desde su nacimiento, el niño hipersensible lo percibe todo con mayor intensidad(luz, ruido, tensiones...). Aborrece los cambios y prefiere la rutina: todos los días la misma secuencia de baño, toma y a dormir. Una gran afluencia de estímulos le sobreexcita y le hace llorar o enrabietarse. De mayorcito, reflexiona más que otros niños, hace preguntas muy difíciles de contestar e intuye el estado de ánimo de sus padres nada más verlos

Las claves para ayudarte:
Debido a la intensidad con la que viven las cosas, los niños hipersensibles suelen tener reacciones muy fuertes: rabietas, gritos... Aprovecha los arrebatos de tu hijo para darle ejemplo y enseñarle a controlarse. Respira hondo para intentar mantenerte serena.
Intenta contactar con él, llegar a su interior, mirándole a los ojos o dándole un abrazo. De este modo se calmará. Sin embargo, ten en cuenta que algunos niñosno toleran bien el contacto físico en los momentos de rabia. Si el tuyo es uno de ellos, limítate a quedarte a su lado. Enséñale a describir las emociones que siente. Las palabras controlan los impulsos y son un mecanismo de protección para suavizar las reacciones. Para entrenarle, pregúntale de vez en cuando cómo se siente y por qué.


De 1 a 2 años: adáptate a sus necesidades

A medida que el bebé crece, se enfrenta a más cambios y transiciones: nuevos lugares, personas, circunstancias, hábitos y estímulos. Con las siguientes pautas facilitarás a tu hijo de 1 a 2 años la aceptación de todas estas novedades:
  • ·       Aprende a reconocer sus primeras señales de excitación, que son diferentes en cada niño: se frota los ojos, patalea, grita... E inicia una actividad que le tranquilice, como darle un masaje, bañarle, cantarle...
  • ·       Acopla tu ritmo al suyo. Si al salir del pediatra le notas más nervioso de lo habitual, llévalo directamente a casa, posponiendo otros planes. En su entorno familiar puede relajarse mejor.
  • ·       Protégele en aquellas situaciones que sabes que le ponen nervioso: ve al supermercado cuando haya menos gente, tápale los oídos si los coches pitan en un atasco...




De 3 a 5 años: buenas pautas


Ya es “mayor” y vive más experiencias en casa, con los niños del parque, en el colegio... Afortunadamente, ya lleva unos años de aprendizaje y esta experiencia, unida a que tú le conoces muy bien y sabes cómo tratarle, le ayuda a tolerar las novedades con menos dificultad. Siguiendo estas recomendaciones vuestro día a día será más fácil aún:
  • ·       No le sorprendas, cuéntale siempre vuestros planes. Y ante una novedad importante, como un viaje, prepárale con un par de semanas de antelación.
  • ·       Avísale con tiempo de lo que tiene que hacer a continuación (“dentro de cinco minutos comeremos”).
  • ·       Dale tiempo para terminar las cosas, porque dejarlas a medias le pone nervioso. Ahora bien, si se os hace tarde y a él le falta mucho para terminar su dibujo, dile algo como “luego podrás rematarlo mejor”.
  • ·       Para evitar que la tarea de vestirle se convierta en un conflicto diario, además de comprarle prendas de tejidos muy suaves, evita que tengan elásticos y el cuello alto.
  • ·       Tu hijo tiene un sentido del gusto muy fino y es selectivo con la comida. Si no come mucho, ten siempre preparados tentempiés nutritivos, que le alimenten sin empacharle.
  • ·       Procura que no vea la tele más de 45 minutos diarios y, si es posible, que no sean seguidos.
  • ·       En cualquier caso, acepta con paciencia las protestas de tu hijo. Si no tienes problemas con su rigidez, tolerar las situaciones nuevas le será más fácil.


tomado de: crecerfeliz.es 

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario