image1 image2 image3

Un espacio lleno de vivencias|repleto de conocimientos|y muchas historias que contar|¡Un lugar para ti!

Adaptación a la escuela



Consejos para una mejor adaptación del niño a la escuela

Nuestra capacidad de adaptación a las nuevas situaciones no se puede comparar con los recursos que tiene un niño para adaptarse. Nosotros contamos con un bagaje de experiencias que nos permite adaptarnos a las nuevas situaciones de una forma más suave y controlada.

La capacidad de un niño para integrarse en un ambiente nuevo depende de su forma de ser, pero también de cómo se desarrollan las pautas de su adaptación. Salir de casa e integrarse en un ambiente nuevo, con compañeros a los que no ha visto nunca, con normas distintas que hay que aprender y en un lugar desconocido, no es fácil. Por si fuera poco, papá y mamá no están allí para echar una mano.

Consejos para una buena adaptación a la escuela del niño

Adaptación de los niños al colegio

En la primera infancia, todo es nuevo para los niños. Y sólo nosotros, los padres somos los únicos que podemos ayudarles con el apoyo y la comprensión que ellos necesitan en momentos como éste. La integración del niño en una escuela debe realizarse paulatinamente, es decir, pasito a pasito, sin prisas ni agobios. Es muy importante respetar los tiempos y las exigencias de cada niño en particular.

Para conseguir que tu hijo se adapte bien a la escuela infantil o al colegio, sobre todo, si es la primera vez que le llevas, es recomendable seguir estos consejos que le ayudarán a superar esta situación con naturalidad.


1. Adaptación horaria. Al principio, lleva al niño sólo durante unas algunas horas a la escuela infantil y, poco a poco, ve aumentando el horario. Cada niño necesita de su tiempo.

2. Objetos de apego. Deja que tu hijo lleve, se así lo desea, su juguete preferido, o algo que le sea familiar y le mantenga unido con su hogar.

3. Despedidas rápidas. Evita prolongar las despedidas en exceso. Hay que transmitir seguridad al niño y evitar dramatismo. Tu hijo debe saber que dentro de un rato vendrás a recogerle y que lo que estás haciendo es lo mejor para él.

4. Motivación y ánimo. Al salir de la escuela infantil, dedica tiempo a tu hijo, jugando con él. Es bueno que descubra que lo que hace en el centro no es tan distinto de lo que hace habitualmente en casa. Anímale a compartir contigo las experiencias que aprende en la escuela. Y demuestra alegría y entusiasmo por sus progresos.

5. Entradas y salidas. Es conveniente que la madre o el padre vayan a llevarle y a recogerle. Esta rutina le proporcionará seguridad y, además, se acostumbrará antes al cambio.

6. Contacto directo. Siempre que lo consideres necesario habla con la profesora o educadora sobre tus dudas, tus inquietudes y sobre cualquier cambio que observes en el niño.

7. Actividades. Busca estar informada sobre las actividades que están desarrollando en clase: fichas, canciones nuevas, estaciones del año, etc, para entender y potenciar su aprendizaje.

8. Evolución y etapas. Los aspectos de la evolución del niño deben ser coordinados con las educadoras (retirada del pañal o del chupete) para que se lleven de la misma forma en casa y en la escuela.

9. Alimentación. Procura tener en cuenta qué es lo que come cada día en la escuela infantil, solicitando el menú, para poder ofrecerle una dieta más equilibrada.

10. Ambiente relajado. Para una mejor adaptación del niño a la escuela infantil conviene que su día no empiece con prisas o agobios por salir de casa. Asi que nada de prisas por la mañana. Procura despertarle con tiempo para que desayune tranquilamente y se dirija sin agobios a la escuela infantil.


Adaptación a la guardería de bebés de 3 a 24 meses
Adaptación a la escuela (kinder) de los bebés de 3 meses a 2 años

La adaptación de un bebé de 3 a 24 meses a una escuela infantil depende más de la actitud del personal docente y de los cuidadores que del propio bebé. A esta edad, los bebés no saben todavía a qué van a la escuela, pero el personal del centro infantil debe estar preparado para recibirlo. Además, este trabajo de preparación y adaptación debe ser compartido con los padres del bebé.

Actitud de los educadores infantiles en la adaptación de los bebés

Bebé en la guardería

La disposición de los educadores infantiles durante los primeros días es esencial para que el bebé se sienta a gusto y bien recibido. Así, su adaptación a la escuela infantil será más fácil.

- Al encontrarse con el bebé, los educadores deben aproximarse al bebé mostrando respeto y afecto, sin ansiedad ni agobio.
- Conocimiento del nombre del niño con anterioridad a su llegada a la escuela.
- Creación de un clima de seguridad afectiva individual y colectiva.
- Control de las situaciones. Los educadores deben mantener la tranquilidad ante manifestaciones de inadaptación del niño (rabietas, llantos, inapetencias), pero sin abandono.
- Atención individualizada, aunque no exclusiva, sobre todo, en los momentos cotidianos de llegadas, despedidas o comidas. Deben entenderse como momentos de gran importancia para la relación individual-afectiva con el niño. Para ello, es importante evitar prisas, agobios y nervios.
- Conocimiento de la personalidad del niño a través de una entrevista a los padres, de la observación del niño y de sus reacciones ante situaciones cotidianas en la escuela.

Adaptación del bebé a la guardería

Conviene presentar y familiarizar al bebé con el área de la escuela. Saber dónde se encuentra y cómo es el lugar donde va a pasar buena parte del día, le ofrece confianza y seguridad.


- Conocimiento de la clase como lugar en el que va a desarrollar su actividad diaria. El conocimiento del espacio le da seguridad, manteniendo los mismos puntos de referencia espaciales y temporales. A nivel de espacio: lugar de jugar, comer, dormir, cambiar el pañal, etc. A nivel de tiempo: mantener los horarios de comida, siesta, cambios de pañal, etc.
- Conocimiento del comedor.
- Control del exterior. Introducción, poco a poco, del espacio del patio para los juegos y las actividades recreativas.

Relación de los educadores con los padres del niño

Esta relación debe estar basada en la confianza y en la seguridad que los educadores transmiten a los padres a través de:

- Entrevistas, que son una forma de conocer a los padres y ver la relación que tienen con sus hijos.
- Paciencia con los progenitores, dedicando tiempo a informarles de aspectos que desconocen al principio y ayudándoles a que las entradas y las salidas sean lo menos conflictivas posibles.
- Establecimiento de límites claros a los padres desde el principio (puntualidad, ropa marcada, evitar que al principio entren en sus clases), evitando los enfrentamientos.
- Organizar horarios flexibles, para que, si es posible, el bebé permanezca en el centro menos de ocho horas al día.


Adaptación a la escuela de niños entre 2 y 3 años

COMPARTIDOS
La adaptación de un niño de 2 a 3 años a una escuela infantil dependerá más de la actitud del personal docente y de los cuidadores que del propio niño. Aunque tú se lo hayas dicho, tu hijo no se dará cuenta de lo que significa ir a la escuela hasta que haya probado la experiencia.

El personal de la escuela estará preparado para recibirle y facilitarle la adaptación en los primeros días. Además, este trabajo de adaptación debe ser compartido con los padres del niño.

Actitudes de los educadores infantiles en la adaptación al colegio

Adaptación a la escuela con 2-3 años

- Aproximación. Al encontrarse con el niño: aproximación, respeto y afecto, sin ansiedad ni agobio.
- Conocimiento del nombre del niño con anterioridad a su llegada a la escuela.
- Creación de un clima de seguridad afectiva individual y colectiva.
- Tranquilidad ante manifestaciones de inadaptación del niño (rabietas, llantos, inapetencias), pero sin abandono.
- Atención individualizada, pero no exclusiva, sobre todo, en los momentos cotidianos de: llegadas, despedidas, comidas; entendiéndolos como momentos de gran importancia para la relación individual-afectiva con el niño, tratando de evitar prisas, agobios o nervios.
- Conocimiento de la personalidad del niño a través de una entrevista con los padres, observación del niño y de sus reacciones ante situaciones cotidianas de la escuela.

Adaptación social del niño al grupo

- Actividades. A medida que se va adaptando, los educadores se encargan de organizar actividades para que el niño se ponga en contacto con el resto del grupo: conocimiento de los nombres de los otros niños.
- Etapas. Conocimiento de la etapa evolutiva por la que atraviesa el niño, entendiendo el egocentrismo característico de esta etapa y ayudándole a superarlo por medio de actividades de grupo que fomenten el aprendizaje de compartir el material (no todo es mío), a cuidarlo y a recogerlo.
- Emociones nuevas. Los educadores intentarán que el niño canalice su agresividad en las situaciones de compartir, buscando fórmulas alternativas (no le quites este juguete a tu amigo, toma otro del estante).
- Conducta. La conducta agresiva del niño debe entenderse como una forma de relación normal a esta edad y más en el periodo de adaptación. Los límites a esta conducta se deben poner por parte de los educadores de una forma no agresiva y sin tensiones, al igual que el resto de los límites educativos que se apliquen en la escuela o centro infantil.


 Adaptación del bebé al nuevo espacio

- Conocimiento del espacio-clase: objetos, adornos, muebles.
- Conocimiento del material.
- Conocimiento del aseo.
- Conocimiento del patio.
- Conocimiento del comedor.
- Conocimiento de la enfermería.

Relación de los educadores con los padres

- Dar confianza y seguridad a los padres.
- Entrevistas (también como forma de conocer a los padres y ver la relación que tienen con sus hijos).
- Las entradas y las salidas deben ser lo menos conflictivas posibles: paciencia con los padres.
- Recomendaciones y límites claros a los padres desde el principio (puntualidad, ropa marcada) evitando los enfrentamientos.


Nota: Explica siempre a tu hijo todas las situaciones nuevas que vaya a vivir: situaciones cotidianas, actividades, entrada, salida, jardín, comida o siesta.

Extraído de:  guiainfantil.com

Compartir

CONVERSACION

0 comentarios:

Publicar un comentario